jueves, 29 de enero de 2009

Crónica de una crisis # 1

AOG, Madrid

Hoy he visto en televisión que los negocios y mercados han empezado a experimentar pequeños hurtos por parte de los clientes.

Estos robos ha dejado de ser los de siempre -es decir, artículos de lujo o capricho-, y ahora se roba artículos de primera necesidad: comida, leche, cereales. &c.

Es obvio que empieza a haber hambre en España.

Normalmente, las sociedades con hambre descubren pronto que, después de los robos, viene la violencia.

Pocas cosas violentan a las personas como el hambre y la desesperación. Creo que aún no hemos llegado en España a la desesperación, quiero decir, para la mayoría de la población. Aunque no dudo que para muchas familias, si no están desesperadas, poco les falta. Sobre todo aquellas a las que el paro que empezaron a cobrar hace un año, se les acaba de terminar.

¿Y ahora qué?

Por si fuera poco, en Madrid, el diario Metro cierra mañana. Serán 83 periodistas más a la calle.

La empresa señala al volumen de pérdidas del mercado de prensa gratuita y a la fuerte competencia en el sector como la razón detrás de la decisión, aunque este último punto parece haber sido el más decisivo de los dos.

Los expertos del sector ya habían dicho desde hace meses que era imposible que sobrevivieran en España los cuatro gratuitos: '20 minutos', 'ADN', 'Qué' y el propio 'Metro'.


En Reino Unido la cosa no está mejor.


Los tories han lanzado una campaña publicitaria de las suyas. Un cartel con la imagen de un bebé aparece en vallas publicitarias y por televisión con el siguiente lema: "La nariz de papá, los ojos de mama... y la deuda de Gordon Brown".

Se trata de una campaña que se presentó sólo una semana antes de que se conociese que Reino Unido había entrado oficialmente en recesión.

Hoy el ministro de Economía, Alastair Darling, canceló su viaje a la cumbre de Davos. Según los medios, parece ser que los datos económicos han hecho que Darling prefiriese quedarse en Londres.

Las encuestas ya dan a los conservadores 15 puntos de ventaja sobre los laboristas.

¿Bancarrota a la vista?

El parlamentario conservador George Osborne dijo al lanzar la campaña que "la deuda británica no se pagará por gente anónima y en fechas sin concretar. La pagaremos nosotros y nuestros hijos. Supone que las familias tendrán que trabajar más tiempo. Supone, si el laborismo se sale con la suya, todos nosotros pagaremos más impuestos".

"Tenemos que detener a este Gobierno antes de que lleven a la bancarrota a nuestra economía y a el futuro de nuestros niños", cargó Cameron, en la presentación de esta campaña "sobre las consecuencias humanas".

Con la libra por los suelos, es fácil entender su preocupación.

Francia

Por otra parte, hoy hubo huelga general en Francia. Para muchos, es la "Francia profunda" la que ha organizado todo.

Es la primera gran huelga nacional con la que Sarkozy se enfrenta desde que fue elegido en primavera del 2007, pero, según la prensa, no ha habido lugar ni al caos ni a la parálisis. Gracias a leyes aprobadas de antemano por el presidente francés.

Según los medios, el metro parisino, por ejemplo, funcionó al 75% de su rendimiento, y los autobuses circularon con una frecuencia casi normal.

Curiosamente, Francia no está en recesión y la tasa de desempleo permanece por debajo del 8%.

¿Qué ocurriría si tuviera Francia los datos de la economía española?

EEUU

En EEUU, Obama calificó hoy de "vergonzosos" los bonos que recibieron los ejecutivos de Wall Street el año pasado, cuando el sistema financiero tuvo que recurrir a un masivo plan de rescate.

El presidente afirmó que esos bonos ponen de manifiesto que para resolver la actual crisis económica "es necesario que Wall Street imponga moderación, disciplina y un sentido de la responsabilidad".

Según el auditor del estado de Nueva York, Thomas DiNapoli, las compañías financieras en Wall Street desembolsaron 18.400 millones de dólares en bonificaciones a sus ejecutivos a lo largo del 2008.

Algo que para Obama "es el colmo de la irresponsabilidad. Es vergonzoso”, quien indicó que Geithner transmitirá esas opiniones a los empresarios en reuniones cara a cara.

Obviamente, el presidente no se opone 100% a que estas recompensas monetarias existan. El mandatario indicó que hay momentos en los que es apropiado que los altos ejecutivos reciban bonificaciones, pero "ahora no es el momento".

"El pueblo estadounidense entiende que estamos en un agujero del que tenemos que salir, pero no le gusta la idea de que la gente esté haciendo el agujero aún más grande mientras les piden a ellos que lo llenen", advirtió, visiblemente molesto.

"Todos nosotros vamos a tener responsabilidades para conseguir que esta economía se ponga de nuevo en marcha", declaró Obama, quien el miércoles se reunió con un grupo de empresarios estadounidenses a los que indicó que el Gobierno haría un esfuerzo para dar un impulso a la economía, pero subrayó que el sector privado también debía asumir su parte.


1 comentario:

GMANfull dijo...

que buen post realmente preocupante aca en Chile acaban de paralizar la constuccion de l aqu eseria la torre mas grande del pais de uno de los consorcios más importantes el ejemplo visible de la crisis.