jueves, 7 de enero de 2010

Nieve

AOG, Madrid

No sé si los colores hacen ruido, ni tampoco si promueven el silencio, pero hoy Madrid está nevado y el ruido que acompaña la ciudad cotidianamente ha disminuido tanto, que diría que la ciudad está dormida. Madrid estaba blanca y silenciosa. Al menos desde mi ventana.

Yo, que no me he criado en ninguna latitud dada a las nieves, suelo sentir un poco de miedo -a la vez que emoción y admiración-, cuando veo caer los copos desde la ventana.


Este fenómeno atmosférico siempre consigue que calle. Que mire con ojos de niño lo que ocurre. Hay algo trascendental en ese manto blanco que todo lo cubre.

Mi primera preocupación esta tarde, antes de salir a trabajar, fue ¿qué me pongo?


En Londres estuve a punto de comprarme unas botas de nieve, pero no lo hice. Hoy las eché de menos.

Tonto de mi.

8 comentarios:

Antoñi dijo...

Es efecto semejante el que produce en mí, aquí la nieve es algo que ocurre de muy en tarde en tarde, en el espacio de años, de tal forma que la sientes como un milagro. Algunos copos cayeron por aquí a lo largo del día, sin cubrir el suelo, eso sí, el frío es terrible. casi te aletarga, es lo peor que llevo, soy de clima cálido.... Besos, Antoñi

Silvi Rivoira dijo...

Bienaventurados los que aun conservan la capacidad de asombro!
No la pierdas!

El GatoPardo dijo...

...Pues por estas latitudes, un espectáculo como tal, solo es posible verlo, al abrir la nevera...

Perfecto dijo...

Creo que el espectaculo se ha generalizado, porque por aqui, donde el sol veranea todo el año, ha nevado y mucho.

Me da la olor, que el asombro ante el hecho de nevar, es algo atavico que llevamos todos los homo sapien en los genes.

Un abrazo.

Ynot dijo...

Antoñi- Tienes razón, para mi también es como si fuese un milagro cuando nieva. Supongo que a los que vivan en latitudes frías la nieve no será milagrosa, sino todo lo contrario.

Sivi- Pensaba que la tenía perdida, hasta que leí tus palabras. Entonces vi algo que hace tiempo no veía. Y...gracias por hacermelo notar.

GatoPardo- Seguro que si vas a algún cerro cercano...verás algo parecido.

TORO SALVAJE dijo...

Hubiera pagado, no mucho eh, por un día de nieve.
Pero no llegó.

Saludos.

Ynot dijo...

Perfecto, estoy 100% de acuerdo contigo. Creo que es de los fenómenos que más nos asombran, quizá porque lo acompañamos de muchísimo romance.

Un saludo y gracias por el comentario

Ynot dijo...

Toro Salvaje, desde aquí te mando toda la nieve cibernética que desees.

Un saludo