viernes, 11 de enero de 2008

TIME OUT: Barcelona

AOG, Madrid

Hay veces que pido a voces que la modernidad llegue a España. Que nos lleguen lazos que nos unan al mundo que ocurre, discurre y se sucede más allá de las fronteras tanto físicas como emocionales y psicológicas que definen España.

Hay ciertas publicaciones que han logrado convertirse en revistas de referencia internacional. Por ejemplo Vanity Fair, que tiene una edición británica, una alemana, otra italiana, parece ser que pronto habrá una española, o Vogue (que es de las revistas más internacionales que hay) e incluso Esquire. Estás tres de procedencia estadounidense. Una española (¿la única?) el célebre ¡HOLA!. La primera vez que lo vi fuera de España fue en Portugal, en inglés. Hello! que ha hecho escuela en el Reino Unido y se llama igual en sus ediciones rusa, canadiense y griega, (la mexicana se llama, claro, ¡Hola!).


De vez en cuando, alguien, o algo, nos tira una cuerda que, de alguna manera, nos acerca más al mundo. Pues nos acaban de tirar (nunca mejor dicho) el famoso Time Out londinense.

Me gustaría poder escribir que ésta, es una de esas sogas auxiliadoras, pero creo que debería haber escuchado más a los proverbios chinos. Sobre todo aquel que reza: "Ten cuidado con lo que deseas, no vaya a ser que se cumpla". Y vaya si se cumplió, pero con una condición.....

Alguien ha tenido la increíble idea de publicar Time Out en catalán. Una revista de corte británico, que sobre todo será consultada por el público que visite la ciudad condal, es decir: turistas, será publicada en catalán.

Entiendo la reticencia a publicar Time Out Barcelona en inglés (aunque si tuvieran dos dedos de frente se haría al menos una edición mensual en esa lengua), y hasta apoyo que Time Out Barcelona fuese bilingüe (español/catalán), pero ¿sólo en catalán? ¿Se puede ser más parroquial?

¿Es necesario hacer patria de algo tan inofensivo y apolítico?

Una vez más nos llega la modernidad, y la desfiguramos por no esforzarnos un poco. Por no pensar más allá de las ideas comunes e insistir en recorrer únicamente los paseos cien mil veces caminados, sin buscar nuevos rumbos ni tratar de captar una nueva idea. Como dicen en EEUU, no tratamos de pensar fuera de la caja.*

Supongo que esto es el síntoma de una enfermedad que padecen los países que no producen modernidad, y solo la consumen, a su manera, a su paso, a sus anchas. De los países que no saben por donde empezar, que aún están batallando con las últimas 'moderneces' que les llegaron hace ahora unos 200 años.

Y conste que soy consciente que en España, muchas veces somos capaces de dar no un paso adelante, sino que lo que damos es un salto vertiginoso que deja a todos sin respiración.

Pero luego, al caer y dejar de jadear, volvemos a lo de antes. A los viejos argumentos; a las viejas ideas. A la vida cercana a la que siempre hemos conocido, sin querer de verdad una mejora. Una bocanada de aire fresco.

En ningún país he escuchado la frase "Lo mejor es el peor enemigo de lo bueno". Nunca he escuchado algo que siquiera se le parezca. ¿Un síntoma más? ¿Un reflejo del pragmatismo español?

No sé la respuesta. Sólo sé que Time Out Barcelona debería haber sido bilingüe, no monolingüe.

Y lo mismo va por si algún día, Time Out Madrid se llega a publicar.

*"Thinking out of the box"







10 comentarios:

pe-jota dijo...

La revista está francamente bien, tal vez mejor de lo que uno en principio esperaba.
En cuanto al problema idiomático, desde luego le restará lectores, ya que es una importante barrera sobretodo para los foraneos, aunque como dijo su director, Toni Puntí, se dirige principalmente al público foraneo, lo cual demuestra la miopía cultural que siempre ha caracterizado al nacionalismo catalán, al crear barreras que impiden dar a conocer lo que realmente se cuece en esta ciudad por mor de la defensa de un idioma, supongo que tarde o temprano comenzarán las quejas, pidiendo una edición castallana.

Anónimo dijo...

Solo decir que una revista no puede salir publicada en dos idiomas a la vez, sino que tendrian que ser 2 tiradas distintas, con todo lo que implica en questión de costes...
Segun dicen en 3-4 meses saldrá una versión "mensual" en inglés
Y por ultimo, tan dificil es entender que se quiera hacer una revista en catalan? Por favor, pasan los años pero la gente aun no entiende este pequeño país... Cualquier catalan entiende el español i catalan, y es la lengua de barcelona. No entiendo esa animadversión "bestial" a todo lo que sea en catalán.
En fin, un saludo

Goriaïnoff dijo...

Querido anónimo, o anónima...

En primer lugar, si piensa que una revista no puede ser publicada en dos idiomas a la vez, es porque nunca ha visto una. Sin ir más lejos, en Barcelona hay un periódico que se molesta en ser publicado en dos idiomas a la vez. Todos los días.

Si los costes es la excusa, es una excusa muy tonta ya que la mejor manera de asegurar que la revista salga adelante es vendiéndola al mayor público posible. Si sólo se vende a aquellas personas que leen catalán, ese público se disminuye enormemente. Para empezar, en el resto de España que, por desgracia, no entiende el catalán.

En segundo lugar, no es en absoluto difícil entender que se haga una revista en catalán. ¡Como si no existiera ninguna! Lo que es difícil de entender es que el director de la misma sepa, declare y se enorgullezca de que la revista se dirija sobre todo a un público extranjero, y que sea él tan paleto como para que se dirija a éste en catalán. ¿Usted se imagina una revista dirigida al público catalán escrita en arameo? ¿No le parecería ridículo? Si este buen señor quiere fomentar la cultura catalana, está muy en su derecho de hacerlo, pero no tiene por qué atar la lengua a este propósito. Los mejores hispanistas son extranjeros. Es decir, su primera lengua no es el español, y aún así, consiguen escribir obras que muchos hispanistas nacionales quisieran para sí. No es necesario aprender catalán para aprender cultura catalana. De hecho, nunca lo ha sido.

En tercer lugar, respecto a entender a Cataluña...me parece demagógico lo que escribe. ¿Entiende alguien a algún país en concreto? ¿Entienden los Catalanes a Siria? ¿A Malawi? ¿A Portugal? No. Nadie entiende a nadie.
Para empezar, los catalanes deberían entenderse a ellos mismos, algo que parece ser no ocurre. No se preocupe, el resto del país tampoco se entiende a sí mismo.

Y por último, la animadversión hacia todo lo catalán, aunque no niego que exista por parte de los estratos más caducos y minoritarios del país, es lo suficientemente ridícula e insignificante como para que encima, en Cataluña, se sigan rompiendo las vestiduras.

Nadie odia a Cataluña. Nadie odia a nadie, ni quiere a nadie.
¿O me puede usted indicar qué región de España es amada sobre todas las cosas y existe libre de críticas y mofas?
Ninguna ¿verdad?

Bienvenid@ a la realidad de éste, nuestro país.

Un saludo back

neil dijo...

Los que os preocupáis tanto porque Barcelona no pierda su cosmopolitismo, estad tranquilos, porqué dentro de poco TimeOut Barcelona se publicará también en inglés. Aunque a vosotros lo que os preocupa, me parece a mí, no es el cosmopolitismo o la modernidad. Lo que os preocupa, lo que os molesta, es que ciertas cosas en Barcelona no se hagan en castellano. O sea, os preocupa que el castellano pierda su hegemonía en territorios no castellanos como Cataluña, Valencia o las Baleares. En fin, os preocupa que pierda fuerza la identificación entre lo castellano y lo español. ¿Es esto lo que os preocupa, verdad? Pues decidlo, hombre, decidlo. En lugar de hablar de cosmopolitismo, decid que lo que os preocupa es que alguien contradiga vuestra idea de una España uninacional y castellana. Pero no. Vosotros váis de cosmopolitas, y los que defienden el catalán son "nacionalistas". Defender el catalán es ser nacionalista, y defender el castellano, como hacéis vosotros, es ser plural, abierto, multicultural y moderno. Los nacionalistas siempre son los otros, ¿verdad? Ay, esa demagogia...Y no me digáis que en Cataluña hay mucha gente que tiene el castellano como lengua materna. Aunque no fuese así, aunque no hubiese población de lengua castellana en Cataluña, vosotros defenderíais el uso oficial y público del castellano en Cataluña.

Goriaïnoff dijo...

Los que os preocupáis tanto porque Barcelona no pierda su cosmopolitismo, estad tranquilos, porqué dentro de poco TimeOut Barcelona se publicará también en inglés. Aunque a vosotros lo que os preocupa, me parece a mí, no es el cosmopolitismo o la modernidad. Lo que os preocupa, lo que os molesta, es que ciertas cosas en Barcelona no se hagan en castellano. O sea, os preocupa que el castellano pierda su hegemonía en territorios no castellanos como Cataluña, Valencia o las Baleares. En fin, os preocupa que pierda fuerza la identificación entre lo castellano y lo español. ¿Es esto lo que os preocupa, verdad? Pues decidlo, hombre, decidlo. En lugar de hablar de cosmopolitismo, decid que lo que os preocupa es que alguien contradiga vuestra idea de una España uninacional y castellana. Pero no. Vosotros váis de cosmopolitas, y los que defienden el catalán son "nacionalistas". Defender el catalán es ser nacionalista, y defender el castellano, como hacéis vosotros, es ser plural, abierto, multicultural y moderno. Los nacionalistas siempre son los otros, ¿verdad? Ay, esa demagogia...Y no me digáis que en Cataluña hay mucha gente que tiene el castellano como lengua materna. Aunque no fuese así, aunque no hubiese población de lengua castellana en Cataluña, vosotros defenderíais el uso oficial y público del castellano en Cataluña.



Para empezar, Barcelona hace tiempo que perdió su cosmopolitismo. Una de las cosas que definen una ciudad cosmopolita es la naturalidad con la cual esta convive con varias lenguas. Como ejemplo tenemos Londres, París, o Nueva York. Lo siento pero Barcelona, al menos a nivel oficial ya que a la mayoría de la gente esto le tiene sin cuidado, convive únicamente con el castellano, y esto muy a regañadientes.

En segundo lugar, creo que mi post no lo has leído bien. Más bien parece que has leído entre líneas, y te ultrajas de cosas que sacas de contexto. Si eres un buscapleitos, te equivocaste de foro.

Personalmente, que el castellano pierda su hegemonía o no en territorios no castellanos me tiene sin cuidado. La realidad es que el castellano ya perdió su hegemonía en todas partes ya que la única lengua universal ahora mismo es el inglés.

Respecto a la identificación entre lo castellano y lo español: no sé de qué me hablas, ni a quien te diriges. Ya me dirás quienes son “vosotros”. Yo sólo escribo por mi mismo, y no estoy aquí para hacer patria a favor de nadie, ni de los castellanos, ni de los españoles, ni de los catalanes.

Repito, Neil, creo que no has leído el post muy bien, o que has leído lo que has querido, sin entender bien lo que leías- o sin querer entender lo que está escrito-.

Si te molestas en leer de nuevo, verás que de lo que me quejo es que al director del Time Out en Barcelona se le haya ocurrido publicar una revista que será leída sobre todo por personas que no son catalanas en catalán. Este buen hombre tiene todo el derecho del mundo de defender la lengua catalana si quiere y tiene ganas, pero lo que no puede esperar es que todo aquel que venga a Barcelona a pasar unos días sepa catalán, o inclusive castellano.

En cualquier caso, gracias por escribir.

Anónimo dijo...

Buenos días,
Googleando un poco he encontrado este blog y me gustaría hacer una pequeña aportación.

El día del lanzamiento del Tme Out Barcelona su director Toni Puntí hizo un pronunciamiento bastante distinto al que estais comentando en este blog. Y lo dijo y lo repetió por varios medios catalanes varias veces. Decía así:
Time Out Barcelona es una revista para los "barceloneses" (incluye barcelona y su area geográfica) pero no para los turistas. Y el hecho de ser en catalan, es porque es la lengua de barcelona. Naturalmente también se habla castellano y todo el mundo entiende el castellano. La gente que lleva tiempo en barcelona muchas veces lo entiende (no todas). I por ultimo dijo: como un Time Out en Portugal es en portugués, en istambul en turco, i así sucesivamente.
Personalmente la encuentro una apuesta valiente, natural, i arriesgada.
Por ultimo, su director no tiene nada que ver con el idioma de la revista, la tirada,... eso es del editor.
Doy la enhorabuena a la revista.

Goriaïnoff dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Goriaïnoff dijo...

Anónimo #2:

Gracias por leer el post. Obviamente, la lengua de Barcelona son dos, no una. Y de las dos, la mayoritaria no es la catalana. Es decir, todas las personas que hablan catalán, también hablan castellano (por las razones que sean). No se puede decir que todas las personas que hablan castellano, también hablan catalán (por las razones que sean).

Time Out es una revista para los "barceloneses" porque él lo dice, no porque sea la realidad. En caso de que nadie le haya informado a Toni Puntí de la realidad de las cosas, Time Out es una publicación que es utilizada, sobre todo, por turistas, para saber qué pasa en la ciudad que están visitando.

Cómo dije anteriormente, estos turistas puede que hablen castellano- en el caso de que sean de fuera de la ciudad condal- sean ya de Hospitalet, Girona o Palencia. Serán turistas en la ciudad de Barcelona. También los habrá que son de fuera. Y fuera, cómo todos sabemos, el idioma que impera no es el castellano, mucho menos el catalán. Impera el inglés, que es la lengua en común que tenemos como especie hoy en día. Publicar Time Out en catalán exclusivamente es lo mismo que decirle a todos los futuros visitantes a Barcelona que no pueden ir a menos que hablen catalán. ¿Locura? por supuesto, pero igual de anodino es el publicar Time Out en catalán únicamente.

¿Para qué sirve que el Time Out esté publicado en catalán? ¿A qué intereses sirve? ¿Al de los catalanes o al de los nacionalistas (tanto catalanistas como españolistas)?

Poca visión cultural. Si se trata de promocionar a Barcelona ¿vamos a hacerlo en catalán en Francia? ¿En China? ¿En Japón? ¿En Brasil?

¿O lo haremos en (todas) las lenguas que ahí se hablen?

impulsat dijo...

Sigues sin haber entendido lo que te han comentado: la revista Time Out se dirige a los barceloneses y no a los foraneos como has repetido hasta la saciedad.
Por otro lado, estoy de acuerdo enq ue podría hacerse una versión en inglés, pero ya existen alternativas como BCN Metropolitan o Catalonia Today (en menor medida) que informan a los extranjeros de las actividades que se desarrollan
El tiempo dirá si la decisión ha sido acertada o no pero te aseguro que quien mantiene una revista son los suscriptores y no los lectores esporádicos que hoy compran y mañana no. Una vez consolidado el producto con una buena masa de lectores fijos, puedes empezar a pensar en una edición para los foraneos.

Ynot dijo...

Gracias por escribir, pero no estoy de acuerdo. Si como dices la revista está dirigida a los Barceloneses, no entiendo la necesidad de hacerlo únicamente en una lengua exclusivamente cuando el 100% de los barceloneses tienen una lengua en común y que todos entienden.

Por otra parte, estoy seguro de que alguna subvención habrá de por medio para que Time Out se publique únicamente en catalán. De ser así, no hacen falta las subscripciones. Es más, no hace falta ni que la compre nadie, ya el gobierno pertinente se ocupará de mantenerla a flote como un proyecto político más.

Igual me equivoco.