viernes, 3 de diciembre de 2010

Ángeles caídos


AOG, Madrid

Hoy me encontré con un poco de tiempo entre las manos, y decidí darme un gusto. 

Me fui (que levante la mano el que ya lo sabía) a tomar un café al Diurno y me llevé un libro de ejercicios de escritura que compré hace más o menos un año cerca de la Plaza de Santa Ana, y que ha estado olvidado en una repisa desde entonces: Taller De Escritura, 1303 Ejercícios De Creación Literaria. De Felipe Montes.

No es que estuviese olvidado, pero no le prestaba mucha atención; fiel y perturbante reflejo del añito que he vivido.

Sin embargo, hoy decidí que haría un esfuerzo y me dediqué a escribir unos 30 minutos. 

No fue fácil. Más bien al contrario. El encontrar un ejercício que me gustara fue bastante dificil. Sin embargo, al final lo conseguí. 

Hice el ejercicio número 854: LOS ÁNGELES CAÍDOS. 

Se trata de escribir el monólogo interno de uno de los ángeles caídos.

El escrito me tomó unos 30 minutos en escribir. 

Fue extraño y no creo que nadie que sea Cristiano lo podrá leer sin molestarse. 

Claro, no lo escribí para incordiar a nadie, pero el tema es jugoso. A la vez trascendental. Y da mucho de sí.

Antes de escoger el ejercicio 854 descarté uno que me pedía poner un anuncio donde busco personajes, un sitio donde ambientar la historia y la trama. 

No me gustó al principio, aunque luego pensé que si la gente me escribía con esa información sería interesante. 

También descarté un ejercicio que versaba 'Ella lo mató', a partir del cual había que hacer un pequeño relato, y el ejercicio que se titulaba 'Tuerca', en el que había que escribir una frase, y pasarle la hoja al compañero de al lado, que seguiría la historia, y así sucesivamente hasta que acabase la historia. 

Al estar yo solo, esta instrucción sería dificil de llevar a cabo.

Pero surgió una idea mientras escribía. Quizá rara. Quizá inalcanzable. Aún no lo sé.

Me explico.

Hace un par de semanas vi, casi por error, la película Julie & Julia. Confieso que no me gustó.

La parte de Streep sí, claro. Pero la parte moderna me pareció continuamente desangelada. 

Sin embargo, dicha cinta me dio una idea que tiene que ver con ella. 

En este film, resulta que una chica decide hacer durante un año las recetas del libro de cocina de Julia Child y contarlo todo en un blog. 

No, a mi no se me ocurrió hacer 500 recetas en un año. 

Pero sí se me ocurrió que podría hacer 50 ejercicios de escritura en 50 días. 

Bueno, al principio se me ocurrió que podría hacer los 1303 escritos que el título del libro sugiere. Pero creo que no me puedo comprometer a hacer todo eso. 

Y ni siquiera creo que pueda hacerlo durante 50 días. Lo cual es curioso ya que escribo a diario, aunque no de manera creativa. 

En fin, me lo estoy pensando.

2 comentarios:

Rayén* dijo...

¡Pensalo!
Me recuerda a las actividades que hago en el Taller Literario al que voy (es de lectura y escritura).
50 en 50... jojo, a ponerse en carrera.
Che, una pregunta, ¿por qué tu comentario en mi blog hablando de amores? Si te referías a ese loco que me anda puteando mmm la verdad no sé quién es ni para qué aterrizó en mi blog jaja.
Beso.

Ynot dijo...

gracias por tu apoyo. Si, lo vengo pensado, pero quizá es mucha dedicación.

Puse lo de los amores porque el chico (o quizá es una chica?) parece que se interesa mucho por ti.

Le das mucha caña y el chico/a ahí sigue. Vuelve para que le des más. Igual es un poco masoca! ja ja ja

Un beso y gracias por leer