viernes, 16 de enero de 2009

La AIE apuesta por la energía nuclear y pide a España que sea "valiente" con la cuestión

AOG, Madrid

  • La Agencia Internacional de la Energía asegura que Rusia ha dejado de ser un "suministrador fiable" de gas a Europa

"La era del petróleo barato se ha terminado". Con estas palabras, Fatih Birol, economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía, advirtió de que la coyuntura actual está marcada por la "alta volatilidad" de los mercados y previó que los precios energéticos se mantengan a la baja hasta finales del 2009, tras lo que repuntarán y se situarán hasta el 2015 en el entorno de los 100 dólares por barril. Así se desprende del informe World Energy Outlook 2008, que presentó en Madrid, en el que se apunta que la demanda energética crecerá una media del 1,6% al año, con lo que se pasará de los 11.730 millones de toneladas equivalentes de petróleo del 2006 a los 17.010 millones en el 2030 fecha en la cual el petróleo seguirá siendo el combustible primordial, aunque la demanda de carbón será la que más aumente.

Por esta razón, el economista apostó por la energía nuclear como solución a los problemas energéticos y al cambio climático, e instó a España a permitir que la energía nuclear juegue un papel más importante en la creación de energía. Por último, el doctor Birol se lamentó de que la inversión en energías renovables ha caído desde que comenzó la crisis económica.

El economista dijo saber que en muchos países europeos, la energía nuclear es un tema polémico. Sin embargo, dada la actual crisis del gas entre Rusia y Ucrania que está afectando a Europa, es una opción que se debe considerar seriamente ya que "Europa debe rediseñar su dependencia energética" puesto que la actual situación con Rusia, es "el segundo capítulo de una larga novela que estaremos leyendo durante varios años".

La proporción de la energía nuclear descenderá 1 punto porcentual, hasta el 5%, y su contribución a la generación de electricidad bajará del 15 al 10%, según el informe, que subraya que, no obstante, la producción nuclear aumenta en términos absolutos en las principales regiones no incluidas en la OCDE.

En su opinión, la opción nuclear debería jugar un papel importante en la producción energética para muchos países, sobre todo, porque, a diferencia del crudo -que se encuentra únicamente en algunos países concretos-, "el uranio" se puede extraer "de más sitios".

Además, el planeta tiene frente a sí dos retos muy importantes. Primero, la reducción de emisiones de CO2, y, no menos importante, la necesidad de asegurar el suministro energético de la población.

España

El economista de la AIE pidió además a España que sea "valiente" y que "permita que la energía nuclear juegue un papel principal en los años venideros".

"Sé que es un tema sensible en España", señaló antes de reconocer que no conviene que los gobiernos tomen decisiones "al margen de las decisiones de los ciudadanos".

Durante la presentación del informe, Birol explicó que la AIE recomienda la construcción de una veintena de centrales nucleares en todo el mundo al año, cuando el ritmo actual es de sólo 1,5.

Rusia

El economista jefe de la AIE aseguró que Rusia ha dejado de ser un "suministrador fiable" de gas a Europa y, con su actitud en el conflicto con Ucrania, manda una "señal de alerta importante" a los países europeos para que rediseñen su política energética.

En su escenario de referencia, la AIE prevé un aumento de la demanda anual del 1,6% hasta el 2030, de modo que en ese ejercicio el consumo habrá aumentado en términos absolutos un 45%, lo que supone diez puntos más que en el informe del ejercicio pasado.

El nivel actual de 40 dólares el barril supone "una buena noticia" que procura cierto "respiro", pese a lo que hay proyectos que "requieren un precio más alto para poder salir adelante" y evitar que "en dos o tres años" haya problemas de suministro, añadió.

Gas

Durante la presentación del 'World Energy Outlook', Birol se mostró escéptico acerca de la creación del Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG), también conocido como "la OPEP del gas", cuyos miembros controlan el 70% de las reservas de este producto.

En lo que respecta al gas natural, la demanda crecerá el 1,8% anual y la mayor parte del crecimiento tendrá su origen en la generación de electricidad.

"No es buena señal que los líderes hablan de gestionar el exceso de capacidad" y "me inquieta que se inclinen hacia el control de los mercados a largo plazo", afirmó.

El economista se mostró preocupado por la dependencia energética de Europa y estimó que las importaciones de gas que ayer representan el 58% de la consumición de gas subirán hasta el 86% en el 2030 como resultado de la disminución del la producción doméstica y el incremento de la demanda.

Demanda futura

Para la AIE, los combustibles fósiles constituirán el 80% de la energía primara del mundo en el 2030, algo menos que en la actualidad, y el petróleo seguirá siendo el combustible primordial, aunque la demanda de carbón será la que más aumente.

China y la India, debido a su vigoroso y sostenido crecimiento económico, representarán algo más de la mitad del incremento de la demanda mundial entre el 2006 y el 2030, en tanto que los países de Oriente Medio pasan a constituir un importante polo de consumo, con un 11% del aumento.

En su conjunto, los países de fuera de la OCDE representan el 87% del incremento, con lo que su peso en la demanda mundial energética pasará del 51 al 62%.

La demanda de petróleo (sin considerar los biocombustibles) aumentará un promedio del 1% al año con lo que pasará de los 85 millones de barriles al día del 2007 a los 106 millones de barriles en el 2030.

Así, con respecto al informe del 2007, la AIE rebaja en 10 millones de barriles al día su previsión de demanda de crudo, reflejo de unos precios muy superiores, el crecimiento algo más débil del PIB y las medidas oficiales adoptadas durante el último año.

Según la misma fuente, la totalidad del aumento de la demanda de petróleo provendrá de países de fuera de la OCDE, principalmente de China, la India y Oriente Medio, mientras que la de los países miembros descenderá ligeramente, fundamentalmente por la caída del consumo no vinculado al transporte.

Por su parte, el carbón experimentará un repunte del 2% al año y su peso en la demanda mundial pasará del 26 al 29%.

En cuanto a las energías renovables, la AIE apunta que progresan con mayor celeridad que las tradicionales y, a partir del 2010, superarán al gas como segunda fuente principal de la electricidad, por detrás del carbón.

1 comentario:

Henmex dijo...

bueno aunque yo propondia alternativas renovables bien es cierto que la energia nuclear es una de las alternativas al petroleo aunque conlleva inmensos debates morales sobre seguridad y sobre residuos...

creo que mientras que el petroleo y la energia nuclear den dinero no nos atreveremos al cambio o mejor dicho no nos daran oportunidad al cambio