martes, 16 de febrero de 2010

Friolero

AOG, Madrid

Ayer nevaba en Madrid. Mi reacción fue bastante anatema para conmigo mismo. En otro momento, hubiera salido de casa a todo correr para jugar con la nieve, como siempre he hecho las pocas veces que ha nevado en donde yo he vivido.

Pero ayer no quería. Era la quinta vez que nevaba en Madrid. este invierno.

Creo que nunca he visto nevar tantas veces seguidas, y, además, creo que este es el invierno más friolero de mi vida. 

Sí, friolero. Como suena.

Creo que más que no querer, es que no tenía muchas fuerzas.

El cansancio y el agotamiento de los últimos días pudo haber sido un factor importante. 

No lo sé.

Quizá fue el miedo a enfriarme y no poder ir a trabajar. En esta época de crisis, no es lo más recomendable jugar con la salud (bueno, nunca lo es). Quizá el bienestar nos da un poco de bravura al respecto.

Metro

Hoy, camino de la oficina, se sentó delante mío un señor mayor que leía un libro de Onetti. Yo leía uno de Paul Auster. 

En uno de mis ataques filosóficos me pregunté si este señor leería alguna vez a Auster. No tenía aspecto de hacerlo. 

Pero, claro, ¿qué aspecto tienen los lectores de Auster? ¿o los de cualquier otro autor?

6 comentarios:

Arminius Advocatus Insanitatis dijo...

Wow. Acabo de aterrizar aquí, y me encuentro con una bola de nieve gigante, jojojoj (Por la foto del blog, digo... Me hubiera encantado decir que llegué en mi avión, pero como no tengo uno, pues escribo desde acá, jojoj)

La salud es primordial... Si nos enfermamos, ni así nos libramos del trabajo. Gajes del oficio (es lo que hay) del profesionista esclavo, jojoj.

Saludos, abrazos y besos desde Puebla, México ;)

--Arminius, Abogado de la locura.

Antoñi dijo...

El frío, la lluvia, la nieve, es un elemento común por todas las tierras de este país en este invierno. Hija del clima cálido, incluso me atrevería a decir que del calor desmesurado, este invierno hace en mi ánimo estragos, y qué decir de mis pobres huesos, creo que tienen frió endémico. Es muy difícil para mí ir al trabajo cada día con esa sensación calando mi piel, a veces pienso que pertenezco al grupo animal que hiberna y por equivocación me vistieron de humana...
Me hace gracia, tu observación sobre la apariencia del lector, Yo me aficione a la lectura con los tebeos de mi tío y sus novelas Estefanía, aún las leo, si caen en mis manos, como leo propaganda si no hallo otra cosa a mi alcance. Creo que existe una afinidad hacia una determinada lectura, aunque a los que nos gusta la leer, leemos de forma inconsciente hasta los rótulos de las calles por donde pasamos....
Besos
Antoñi

ALEX B. dijo...

Ja ja Ybot, yo debo tener aspecto de lectora de Auster, pero con mi dibujo del perfil no creo que te hags mucha idea.¿ Cual lees?¿"invisible"?.Yo le tengo el siguiente a la espera.
Besos
¡ qué frio!

Ynot dijo...

Arminius, estás en tu casa. Gracias por participar.

Un saludito hasta México de mis amores

Ynot dijo...

Alex, tengo la trilogía aún por estrenar. Estoy con un libro de relatos escritos por otros, pero editado por él. Hablo de este en mi nuevo post.

Yo no sé cara de qué tengo, pero es cierto que tengo mucha cara. Amigos dixit!

Un abrazo

Ynot dijo...

Antoñi, como tú soy lector empedernido.

No hay caja de cereales que no haya leído de cabo a rabo en su momento, ni periódico en lengua extranjera que no hable que no haya ojeado por si acaso entendía alguna palabra.

¿Por qué nuestra obsesión literaria?

Abrígate mucho que nos cae encima más tiempo invernal.

Un abrazo muy caluroso para que te ayude ir al trabajo mejor.