martes, 24 de noviembre de 2009

La identidad

AOG, Madrid

Desde hace un par de días, España y sus medios se debaten una vez más acerca de su identidad, identidades, las identidades de sus partes, sus no identidades, nacionalismos, no nacionalismos, regionalismos y demás restos de los demonios del XIX de los que el país aún no se desprende.

En 1843, la editorial Boix publicó una obra colectiva titulada "Los españoles pintados por sí mismos", que marcó época.

Uno de los autores, Ignacio de Castilla, escribió un artículo titulado 'El patriota', que comienza así:

"Si a Napoleón no se le hubiese antojado, en uno de sus vértigos guerreros hacer el regalo del trono de España a su querido hermano José, es muy verósimil que no se conociese en ella al Patriota, planta desconocida hasta la invasión francesa, y que desde entonces acá ha pasado por mil vicisitudes, ya prósperas, ya adversas."

Un poco más adelante el autor se refiere a la definición de la palabra según la definía la cuarta edición del Diccionario de la Academia: "Patriota, lo mismo que compatriota, el que es de la misma patria".

Diccionario publicado en 1803.

No es la primera vez que se achaca al emperador francés la responsabilidad de haber creado la nación española, tal y como esta idea ha llegado a nuestros días.

No olvidemos que anteriormente, el rey de España era (al igual que el zar de Rusia), "Rey de las Españas".

¿Cuantas Españas había?

Bueno, más de las que hay hoy seguro ya que, de momento, España, como las madres, no hay más que una ("y a ti te encontré en la calle").

¿Y qué es eso de la patria?

Supongo que como toda definición ideológica, habrá miles de teorías, todas ellas basadas en una idea alejada de la realidad.

Es cierto que cada uno nos construímos la propia, o elegimos la que más nos gusta, que puede concordar, o no, con nuestra realidad politicó-social, cultural, étnica, o biológica.

Rilke dijo aquello de que " La única patria de un hombre es su infancia". De todas las definiciones es la que más me gusta ya que es la más estática, inamovible y real. La que menos ficticia tiende a ser, a diferencia de las demás patrias.

Tangente ma non troppo...

Hace unos días estaba tomando café con una amiga de origen Japonés. Estábamos en Diurno, hablando, riéndonos, con el portatil abierto y navegando por internet a la vez mientras que algún que otro "diurnero" nos miraba con cara rara.

Es de las pocas veces que esta actividad la he compartido (dejo para otro día el por qué navegamos por internet como tiburones solitarios) con otro ser humano.

España =
西 班 牙

Se me ocurrió preguntarle como se escribía España en Japonés. Entre que lo buscaba por la red, le dije de broma que, seguramente, sería algo así como el símbolo de un toro.

El caso es que para escribir España en Japonés hay que utilizar tres símbolos. El resultado salió en inglés - West, Group/Squad/Party,
Tusk/ Fang

1- Oeste :
西
2- Grupo:
3- Colmillo/ Diente:

En inglés, "Tusk" son los colmillos de los elefantes, o las morsas. "Fang" son los colmillos de los vampiros o los carnívoros.

También es cierto que la manera más común de decir España en Japonés es : Spain. En inglés aunque dicho con acento japonés, claro.

Y se escribe así:
スペイン。
utilizando el alfabeto japonés destinado a las palabras extranjeras. Ellos tienen y utilizan 3 alfabetos indistintamente y según sus necesidades literarias: el chino, el japonés, y éste tercero.

Y me dice mi amiga que la manera moderna de escribir España es la más conocida.

No veo la correlación entre este país, y la ortodoncia. ¿Qué verán los japoneses que no vemos nosotros?

Con esta nueva definición de España en mano, las batallitas del TC con el 'Estatut,' la tormenta política que se avecina (100% innecesaria por cierto), y la de tinta (virtual y líquida) que se vertirá sobre el asunto, me parece algo ajeno totalmente a la lógica que debería imperar en toda sociedad más o menos avanzada.

Por mucho que me esfuerce, no veo la correlación entre la definición de "Nación" o de 'Catalunya' y el bienestar de los ciudadanos españoles (de momento la única patria legal de los nacidos en este país de los colmillos reconocida allende las fronteras) que habitan en la CCAA de Catalunya.

No veo cómo el incluír o no esa palabra mejora la vida de los ciudadanos de a pie, como crea más escuelas, hospitales, vivienda, empleo &c. y sí veo, por desgracia, como se caldéa el ambiente político para sacar réditos de cara a una próxima elección.

Siempre he pensado que los nacionalismos, y los patriotismos, todos (el español incluído), sólo buscan hacerse con el poder, y nos venden su ideología como apología de sus actos.

Pero en verdad, ¿necesitamos hospitales, o necesitamos hospitales españoles/vascos/catalanes/gallegos?


Propongo que las necesidades no tienen patria, por mucho que las patrias tengan necesidades.

3 comentarios:

Utilisimos dijo...

Los políticos nacionalistas están acabando con España, y no me refiero a la España una grande y libre del facherío franquista, si no a la España plural y solidaria, a la heredera de la república y de los exiliados de América.
Una cultura secular que comparten en lengua 500 millones de hispanohablantes, se pone de rodillas ante el imperio anglosajón, que curioso por obra y gracia de un señor de bigote llamado Carod Rovira, qué curiosidad con estos señores de bigote, primero Franco, luego Aznar y ahora Carod. Los anglosajones, de deben estar partiendo el culo de risa, ya ni se preocupan de traducir al español muchas de las páginas web de la UE, a partir de ahora menos, claro que a lo mejor pensaran muchos catalanes que igual se las ponen a ellos en catalán.
Hay que ser ombligueros y miopes.

Y Ojo que vivo en Barcelona, pero todo esto me causo fastidio.

Ynot dijo...

Discrepo respecto a lo de cultura secular. Creo que aún queda mucho camino por recorrer para que las culturas hispánicas sean seculares....por desgracia.

Ynot dijo...

Y a mi también me causa fastidio todo esto. Es un incordio más que hay que aguantarle a la clase política a cambio de...espera que se me olvida a cambio de qué...