miércoles, 22 de noviembre de 2006

Héroes a su manera



Hoy me he topado con dos palabras que hacía mucho no utilizaba en mi vocabulario. Héroe y Valor. Hoy estuve en compañía de 3 personas que lograron que estas palabras se recolocaran en mi imaginario durante buena parte del día. Sobre todo a partir de las 13:00.

La RAE define las palabras así:

Héroe.

(Del lat. heros, -ōis, y este del gr. ἥρως).

1. m. Varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes.

2. m. Hombre que lleva a cabo una acción heroica.

3. m. Personaje principal de un poema o relato en que se representa una acción, y especialmente del épico.

4. m. Personaje de carácter elevado en la epopeya.

5. m. En la mitología antigua, el nacido de un dios o una diosa y de una persona humana, por lo cual le reputaban más que hombre y menos que dios; como Hércules, Aquiles, Eneas, etc.
Valiente.

(Del ant. part. act. de valer; lat. valens, -entis).

1. adj. Fuerte y robusto en su línea.

2. adj. Esforzado, animoso y de valor. U. t. c. s.

3. adj. Eficaz y activo en su línea, física o moralmente.

4. adj. Excelente, primoroso o especial en su línea.

Salí de casa a todo correr, como tengo por costumbre, rumbo a Rivas. Rivas Vaciamadrid. Poblado alejado de la Villa y Corte mucho más de lo que yo pensaba.

Tenía una entrevista con un profesor de instituto y uno de sus alumnos. Ambos son especiales por la siguiente razón: la de ser gay en un entorno escolar. Me enteré hace unos días de un instituto donde había un profesor que daba unas clases (que resultaron ser tutorías) en las que se hablada del tema gay. Sí, ese tema tan amplio. En concreto, el profesor lo que quiere es que el ser gay sea algo normal entre los alumnos y los profesores. Tarea no del todo fácil.

Para ello, él se ofrece a contestar las preguntas y dudas de l@s alumn@s del centro por correo, los más, o en persona, los menos. Pero las palabras no se gestaron ahí. Se gestaron cuando conocí al profesor en cuestión y, suerte entre las suertes, dos alumnos del centro que se prestaron a que un desconocido les preguntase lo primero que le viniese a la cabeza. Y así fue.

Estuvimos cuatro horas hablando. Bueno yo, sobre todo, estuve cuatro horas escuchando, asombrado como estaba por la valentía de las otras tres personas en la mesa. Un profesor que está fuera del armario, un estudiante que también, y otro que se lo está pensando. Este último el más joven de los tres. Me parecieron muy valientes. A su manera, héroes. Como los de la foto de arriba. El monumento a los héroes en Budapest. Ellos, los de Rivas, más modestos que los húngaros. Pero no menos loables.

El ejercicio de hoy me recordó mucho a mi propia infancia. A aquellos años difíciles cuando el ser distinto, por cualquier razón, era motivo de bufa. De broma. De desquicio. Y aquí estaban estos tres, resolviendo esos problemas que yo ya enterré hace siglos.

Admiré su fuerza de voluntad y su desparpajo algo cómico. Pero sobre todo admiré su valentía. Claro, ellos no se ven como valientes. Ellos tienen sus vidas, y sus problemas. Sus historias.

Uno de ellos dijo que no había sido todo un lecho de rosas. Pero lo dijo porque pensó que había dado respuestas muy optimistas. Que quizá la realidad no era así del todo. Y se hizo todo más humano. Me ha encantado haberlos conocido a los tres. A tres héroes. Cada uno a su manera. Y por una vez, la grabadora no se me quedó sin pilas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias Tony, por interpretar de modo tan generoso un proyecto, que es ante todo, el saldo de una deuda moral hacia un alumnado fuertemente invisibilizado. Tu artículo, lo recibimos como un regalo que nos impulsa en la tarea educativa. Con el convencimiento del poder transformador de las palabras y con la seguridad de que tu regalo es ante todo un espejo desde el que cada día, descubres un PAÍS, un poco más amable y algo más humano.
José Joaquín Alvarez de la Roza.

Ynot dijo...

Gracias a vosotros tres. El verdadero regalo es tu labor con los estudiantes, que, a la larga, dará más frutos de los que piensas. Quizá algún día, lo que tú haces en Rivas, se llegue a hacer en todos los colegios de España. Y quizá algun día más adelante, con un poco de suerte, se deje de hacer, por creerse anacrónico. Porque hablar de visibilidad será algo tan normal, que el ofrecer tutorías como las tuyas será algo tan raro como lo sería hacerlo ahora para aquellos estudiantes que son heterosexuales. ¿A quién se le ocurriría? Un saludo a los tres.

Pablo dijo...

Hola!

Me gustaría saber si el artículo del que habláis es el de 20 minutos u otro que va a ser publicado en otro medio. Por cierto, enhorabuena a Joaquín por su iniciativa. Yo también soy uno de esos adolescentes gays y queda mucho por hacer....

un abrazo fuerte,

Ynot dijo...

Hola.
El artículo en cuestión no será publicado. Al menos no de momento. 20 Minutos publicó el suyo el lunes. El mio, de momento, no verá la luz del día más allá de la escuela de periodismo. Pero creo que el tema está saliendo por algunos de los medios. Al igual que tú, creo que queda mucho por hacer, y que Joaquín está haciendo una labor encomendable.