domingo, 13 de junio de 2010

Budismos cotidianos

AOG, Madrid

Es curioso que siempre se dice que no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos. 

Esta semana he experimentado una pequeña pérdida que acabo apenas de resarcir.

¿Cual?

Este blog.

Resulta que hace un par de días, como ustedes habrán visto en sus cuentas de blogger, se me ofrecía la posibilidad de cambiar el aspecto del blog. 

Pensé que podría dinamizar un poco el look. 

¡A mala hora se me ocurrió!

Llevo 48 horas con el blog cambiado, sin saber qué hacer para recuperar el anterior, atacado de los nervios. 

En fin, un desastre personal. Pequeño, pero desastre al fin.

Hace unos tres minutos por fin descubrí que era posible dar marcha atrás y dejarlo todo como estaba. 

Con los enlaces a todos los periódicos, con mi foto como a mi me gusta. Con los colores que elegí hace tiempo. Tonterías, puede ser, pero para mi importante.

Ojala la vida te permitiera deshacer los pasos equivocados, ¿no?

Aunque, si utilizamos al budismo como ejemplo, no hay pasos equivocados. Dicen.

3 comentarios:

ALEX B. dijo...

Para otra vez, utiliza el programa bloggerbackup. que te permite guardar una copia de seguridad del blog.
Aunque es posible que si hacemos caso a los budistas sea mejor no gusdar copias de seguridad de nada.
Un saludo.

Ynot dijo...

Una reseña interesante la tuya, gracias!

Arminius Advocatus Insanitatis dijo...

Sólo ha sido un molesto contratiempo, según parece. Me alegra verte por acá todavía ;)

Saludos, abrazos y besos desde México.

--Arminius.